Orbe

OrbePreparados para el futuro sin perder la esencia de su pasado

Tres generaciones y 81 años de historia contemplan a esta conservera gallega, fundada en vigo en 1937 por Daniel Vicente Álvarez. Hace dos años –y ya bajo la dirección de su nieto, Nacho Vicente– ORBE trasladó su producción a una factoría de nueva creación, de 10.000 metros cuadrados y dotada de sistemas de última generación, ubicada en Pontecaldelas. su objetivo no es otro que poder estar en condiciones idóneas para afrontar nuevos retos, nuevos mercados y el más que previsible crecimiento futuro.

La puesta en marcha de esta nueva factoríaimplicaba no sólo un cambio en el sistema de producción, sino toda una auténtica revolución a la hora de entender y organizar una empresa que hoy cuenta con 120 trabajadores en plantilla, que produce 25 millones de latas de conserva anuales y que en 2017 alcanzó una facturación de 28 millones de euros, un 20% más que en el ejercicio anterior.  Y esa fue principalmente la razón por lo que ORBE se puso en manos de TACTIO.

“Ésta era una empresa familiar que fue creciendo sin que se modificase su estructura ni su organización. Todo se centralizaba en mí”, reconoce Nacho Vicente. Tras una pormenorizada evaluación, TACTIO elaboró un plan estratégico a dos años vista que concentra todos los desarrollos iniciados durante el proceso de consultoría.

“Lo que más me ha costado ha sido aprender a delegar y a ceder parcelas. Y hoy eso es, precisamente, lo que más agradezco”, reconoce Nacho Vicente. “Gracias a la aportación de TACTIO, se ha abierto mucho el abanico del organigrama de la empresa y hoy cada departamento sabe perfectamente cuáles son sus objetivos y sus responsabilidades”.

Orbe fabrica actualmente 150.000 latas de conservas diarias, pero la capacidad de producción de sus nuevas instalaciones le permitiría alcanzar el medio millón.

Antes teníamos un seiscientos y ahora un Ferrari. Pero ese cambio de modelo exige, lógicamente, otro modo de conducción