Masia

MasiaCambio radical

La excesiva dependencia del sector de la construcción y la inercia en la metodología de trabajo llevó a la empresa centenaria Masiá a una situación financiera compleja. La intervención de TACTIO proporcionó aire nuevo e impulsó un cambio radical en la cuenta de resultados, además de un gran ahorro y un funcionamiento más eficiente. Todo ello, con el hilo conductor del consenso con el equipo humano y el comité de empresa.

Masiá es una empresa familiar centenaria que inicia el bisabuelo del actual consejero delegado, Joan Magrans, en 1900 en Barcelona y que hoy empieza a incorporar a la quinta generación. Su sector inicial fue el vidrio, al que se añadieron negocios paralelos y complementarios como sanitarios, grifería, electrodomésticos, climatización, cerámica y componentes para realizar instalaciones, tanto de agua sanitaria como de calefacción. Una actividad vinculada prácticamente al 100% a la construcción.

En su origen fue una firma especializada en vidrio que –al pasar a manos del abuelo y del padre del actual director– se fusionó con otra gran empresa y adoptó el nombre Masiá-Magrans. La evolución del negocio supuso obtener la distribución exclusiva de griferías Roca, entre otras.

La intervención de TACTIO ha llevado a un ahorro de importantes dimensiones al regularizar los turnos laborales, optimizar la metodología de trabajo y, en consecuencia, eliminar las horas extras innecesarias e incentivar jubilaciones voluntarias en personas de 63 años. Además de negociar con el comité de empresa antiguas compensaciones que no tenían mucho sentido en la situación actual. Y todo ello, “sin ninguna crisis ni bajas masivas de personal”.

TACTIO ha sacudido a la empresa, algo que le hacía falta después de muchos años y de encontrarnos en un túnel

Es relevante el ahorro que estamos aplicando y, desde el punto de vista funcional, estamos muchísimo mejor que antes