Limitronic

LimitronicAdn tecnológico con futuro

La historia de Limitronic tiene su germen en la cerámica de Castellón. Fiel a la innovación y a su visión de futuro, la empresa ha tenido afán por ofrecer los resultados más eficientes y sostenibles, lo que la ha convertido en pionera en la impresión industrial de alta resolución. Desde el inicio de su andadura en 1987 hasta el actual posicionamiento internacional en 25 países, el compromiso con el cliente ha sido siempre una prioridad para la empresa.

Victor Limiñana tiene 67 años y es un empresario que siempre confió en el avance de la tecnología como motor productivo de la firma Limitronic. Trabajaba en Barcelona en la década de 1980, como socio en una empresa de fabricación de tarjetas electrónicas, y empezó a viajar a menudo a Castellón para vincularse con el sector de la cerámica. “Había una necesidad de automatizar procesos y empezaron a consultarme cada vez con más frecuencia, para que les proporcionara soluciones electrónicas”, recuerda. En su capacidad resolutiva es donde Víctor Limiñana encuentra una oportunidad empresarial en Castellón y se asienta con una pequeña empresa en 1987. De esta manera, pudo ofrecer sus servicios a un sector clave en la economía castellonense, el clúster de empresas de cerámica más importante del mundo.

Limitronic decide confiar en TACTIO para establecer una forma de incrementar las ventas, que se habían quedado estancadas. Después del verano de 2016, el equipo de analistas de TACTIO identifica los parámetros que se podían mejorar y empieza a llevar a cabo proyectos para impulsar las ventas, desde el punto de vista organizativo y comercial. Entre las acciones, el gestor de la compañía considera clave haber fomentado el cambio del ERP para mejorar la gestión y evolucionar hacia una mentalidad de crecimiento.

En TACTIO nos enfocaron para ser capaces de establecer un plan comercial, asumido como objetivo por toda la empresa

Hemos conseguido eficiencia y, sobre todo, diferenciarnos del resto de impresiones