Grupo ESV

Grupo ESVCambio generacional

Para el Grupo ESV, empresa de seguridad fundada en los años 80, afrontar el cambio generacional en la dirección se estaba convirtiendo en un escollo. Por ese motivo, optaron por pedir la ayuda de TACTIO que, tras un análisis profundo de la situación, marcó un diagnóstico y un plan director hasta 2015, que asegurará la continuidad de la empresa en el cambio generacional

 

Un buen día alguien tiene una idea, se arma de valor para arriesgar su capital y pone en marcha su pequeña empresa. A base de trabajar, sumarle inteligencia, una buena dosis de paciencia y otra de buen hacer, pasan los años y en ese periodo la iniciativa se ha convertido en una empresa consolidada, con muchos clientes en cartera y un capital saneado. Pero al llegar la edad de jubilación del emprendedor de éxito, asalta la duda: ¿qué hacer ahora con la empresa? Es, de forma resumida, el caso del Grupo ESV (Europea de Servicios y Vigilancia), una empresa de seguridad fundada por Balbino Geijo hace 25 años y que, ante la proximidad de la jubilación de su fundador, ha tenido que decidir si continuar, y en caso afirmativo, encontrar la mejor forma de hacerlo.

Tras meditarlo, la familia Geijo decidió mantener la propiedad de la empresa y trasladar poco a poco la dirección de la misma a Sergio Geijo, hijo de Balbino. Tomada esta primera decisión, tocaba ponerse manos a la obra y adaptar la empresa a nuevos modelos de gestión y formas de proceder, con vistas al cambio y para enfrentarse con entereza a un mercado altamente competitivo.

Aún en plena ejecución del plan propuesto por TACTIO, los directivos de ESV ya están viendo los primeros frutos. “Yo sabía los problemas de la empresa”, apunta Balbino Geijo, presidente y fundador de ESV, pero una compañía es como un cuerpo, adquiere malas costumbres que con el tiempo se van enquistando y, puesto que te gustan, las mantienes, aunque sean malas para tu salud; hasta que llega un médico y te dice: hay que cambiar, esto es así. Pues bien, en la empresa pasa lo mismo”.

El análisis que TACTIO hace de la empresa es muy certero y a veces punzante, porque dice cosas que sabes, pero no quieres reconocer

Uno de los puntos a mejorar era el enfoque de la gestión comercial: había que modernizar el departamento y profesionalizarlo