Disarp

DisarpTodo bien estructurado

Desde su creación en 1985, Disarp lleva aportando soluciones globales de higiene a todos sus clientes. Esta empresa familiar valenciana se ha convertido en un referente dentro de su sector y, gracias a la ayuda de TACTIO en la gestión interna de la empresa, serán capaces de afrontar un futuro prometedor marcado por importantes metas a conseguir.

 

¿Cuáles han sido las principales dificultades que han tenido durante estos 30 años? El cambio de mentalidad y de hábito del cliente. Antes, los clientes limpiaban de una forma que poco a poco ha ido evolucionando en cuanto a las superficies a limpiar y sus hábitos, sobre todo los hábitos de la gente que lleva toda la vida limpiando, ya que la química ha cambiado muchísimo, pero estas personas no quieren cambiar. Nosotros fabricamos un producto ideal, pero luego había que ponerlo en el mercado y que se usase. Los distribuidores quieren lo más nuevo y el usuario que lo utiliza quiere lo de siempre, y vamos en paralelo: tenemos ambos tipos de productos.

 

¿Por qué surge la necesidad de acudir a una consultora externa como TACTIO? Hasta 2007 teníamos una política de empresa de ir creciendo por inercia, pero entonces nos plantamos y nos preguntamos: ¿cómo nos queremos ver dentro de unos años? Nos costó mucho sentarnos, pensar y decidir lo que queríamos ser y gracias a ello cambiamos en el momento adecuado, el rumbo de la empresa cambió totalmente. Del 2010 al 2013 volvió la inercia del día a día, y se buscó una empresa que, desde fuera, viera cómo estábamos trabajando. Así que pensé en TACTIO para que analizara qué estábamos haciendo mal, porque nosotros planteamos una estrategia y se estaba diluyendo.

 

Desde TACTIO tocaron de todo un poco: no había que construir la casa, ya que la teníamos hecha, pero había que barrerla

Teníamos una política de empresa de ir creciendo por inercia, pero entonces nos plantamos y nos preguntamos: ¿cómo nos queremos ver dentro de unos años?