Una bocanada de aire para las pymes extremeñas de la construcción

Desde Pymecon, las pequeñas y medianas empresas (pymes) de la construcción de Extremadura se analiza y se observa con buenos ojos la entrada en vigor de la nueva normativa sobre las contrataciones públicas (LCSP), hace unas semanas.

Este impulso supone, según Pymecon, una buena noticia “que llega con retraso” pero “nunca es tarde si la dicha es buena”. Entre las ventajas que, sobre el papel, la LCSP presenta para las pymes se encuentra la reducción del peso de la oferta económica en los pliegos de licitación. Según el texto, se tendrá en cuenta en la valoración la relación entre la calidad y el precio de las ofertas.

Otro de los beneficios de la nueva regulación está la no división en lotes, pueso que un mayor número de empresas podrán optar a las licitaciones. Asimismo, en la reglamentación también se avanza en la lucha contra la morosidad, ya que el límite de pago se establece en 60 días.

Finalmente, como subraya Pymecon ” la nueva Ley dificulta que las administraciones puedan realizar adjudicaciones a dedo, algo que también afecta a las pymes extremeñas”.