¿Qué se queda fuera en la Ley de Autónomos?

Después de los procesos de estudio y debate la nueva Ley de Autónomos ha sido aprobada y la norma traerá mejoras en las condiciones y algunas de ellas entrarán en vigor el 1 de enero.

Una de las medidas extrella es la ampliación de la conocida como tarifa plana. La modificación en este sentido consiste en ampliar de seis a doce meses el periodo en el que el autónomo sólo tiene que pagar 50 euros. A partir del mes 13, y hasta el 18, la deducción será de un 50% de la bonificación. Otro de los cambios que implica es que, para beneficiarse de esta tarifa solo serán necesarios que en los dos años anteriores no se haya estado de alta como autónomo. Actualmente este rango del calendario asciende a cinco años.

Sin embargo, existen otras propuestas que se han quedado en el tintero, según recuerdan desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos.

Una de las demandas tradicionales es que las pensiones de los trabajadores autónomos se equiparen a la de los asalariados,a través de una reforma más completa de la cotización al RETA por parte de los autónomos.

Asimismo, desde desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos se exigía que exista un mínimo exento de cuota. Por ejemplo, aquel autónomo que tenga ingresos por debajo del SMI (Salario Mínimo Interprofesional).