Los tres retos de las empresas familiares vascas

El 83% de las compañías familiares vascas son optimistas ante la evolución de su negocio en los próximos doce meses, según la edición del País Vasco del Barómetro de la Empresa Familiar. En términos de empleo, un 92% ha incrementado o mantenido su plantilla y los tres desafíos a los que se enfrentan son: la disminución de la rentabilidad, la creciente competencia y el aumento del coste de la mano de obra.

El 42% de las empresas familiares vascas destacan la rentabilidad como el mayor desafío al que se enfrentan en la actualidad. En el caso del resto de empresas familiares de España, el principal desafío es la creciente competencia mientras que en las empresas del País Vasco lo sitúan como el segundo mayor reto.

Asimismo, un 29% apunta al incremento del coste de mano de obra como el tercer desafío al que se enfrentan hoy día las pymes familiares vascas. En 2016, la incertidumbre política se situaba como el segundo mayor reto y, en cambio, en esta edición preocupa, en la misma proporción que el acceso a la financiación, la subida de tipos impositivos o la guerra por el talento, entre otros.

Finalmente, los directivos y propietarios vascos demandan acuerdos laborables más sencillos y flexibles