Las 100 soluciones de los empresarios de Extremadura

La Confederación Empresarial Extremeña (Creex) ha elaborado un documento, con 13 retos y 100 soluciones para mejorar el tejido productivo regional, entre las que se incluyen mejoras tributarias, dirigido a los partidos políticos y al futuro Ejecutivo autonómico.

El secretario general de la Creex, Francisco Javier Peinado, explicó que este informe parte de la situación del sector empresarial, basado en la pyme tipo extremeña, que tiene siete trabajadores, cinco de ellos con estudios básicos y dos con enseñanzas superiores, y su gerente ronda los 50 años.

Los retos para mejorar la situación y tener las mismas oportunidades que las empresas del resto del país pasan por ámbitos como las infraestructuras, la innovación, la fiscalidad, la formación, la innovación y la digitalización, o medidas contra la despoblación, entre otras.

Una fiscalidad elevada, la formación inadecuada, la burocracia «farragosa», la escasa innovación, el retraso en la llegada de la revolución digital, las infraestructuras inadecuadas, el envejecimiento de la población o la desigualdad frente a otros territorios son aspectos que lastran a la empresa extremeña, aunque la patronal es «optimista» si se afrontan acciones concretas.

En cuanto a la «excesiva» fiscalidad, que supone casi el 50 % del resultado bruto de explotación empresarial, el informe propone que la Junta de Extremadura actúe en los tributos cedidos para favorecer a la micropyme, reduzca el impuesto de sociedades para quien logre una cifra de negocio inferior a un millón de euros, bonifique al comercio minorista e incentive la innovación, entre otras medidas.

En el ámbito de la formación se exigen programas orientados al desarrollo del medio rural, la recualificación de desempleados y ocupados, la apuesta por la FP dual o el impulso de la era digital y la robótica.

En este sentido, Peinado puso como ejemplo que diversas empresas tienen dificultades para encontrar soldadores de acero inoxidable o de acero al carbono, según refleja la continuidad de estas ofertas laborales en los medios de comunicación autonómicos, pese a que Extremadura posee 97.000 demandantes de empleo.

El informe analiza a su vez las desigualdades en el mercado laboral, que «no son achacables a las empresas» y se pueden solventar con un marco de apoyo integral y solidario a la igualdad, con ayudas o con beneficios fiscales para la conciliación familiar. Los empresarios reconocen que se ha avanzado en la simplificación de trámites, pero queda aún mucho por mejorar, dijo Peinado.

En cuanto a las dificultades para acceder a la innovación y a digitalización en el caso de un tejido empresarial como el extremeño, donde son mayoría las firmas pequeñas, debe impulsarse una «cooperación estable» entre los centros tecnológicos y las pymes, aumentar la inversión pública en I+D+i o incentivarse un mayor asesoramiento tecnológico.