La empresa familiar de Tarragona exige el corredor mediterráneo

La empresa familiar recuerda el apoyo “unánime” que suscita este eje ferroviario, tras los actos multitudinarios celebrados en los últimos meses en las ciudades de València, Tarragona y Murcia, y reclama al Ejecutivo del PP “avanzar de forma decidida en la construcción de una doble plataforma que permita viajar de forma más sostenible y eficiente a más de 22 millones de personas y a las mercancías de los clústers industriales y agroalimentarios de la cuenca Mediterráneo”.

Algunas de las ventajas para las empresas de Tarragona que implicará la implantación del corredor son: la reducción a casi la mitad los tiempos de transporte entre las ciudades del litoral mediterráneo; el impulso del turismo; el aumento del comercio internacional o la contribución a un desarrollo sostenible, entre otros beneficios.

El presidente de la Fundación Pro-AVE, Federico Félix, ha subrayado que el Corredor Mediterráneo “no admite espera” y ha emplazado al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna a que el tercer carril esté implantado en 2019 “a más tardar” y que la doble plataforma “empiece a construirse para ser una realidad en 2025”. Por su parte, el ministro ha subrayado que entre Tarragona y Vandellós se pondrá en marcha el inicio de la fase de circulación en pruebas en la primavera de 2018, que en Murcia llegará la alta velocidad a finales de este año y que en Granada se concluirán las obras para implantar el AVE e iniciar el periodo de pruebas en 2017.

Según Fomento la obra tiene un coste total de 17.000 millones, de los cuales ya se han abonado unos 9.500. En este sentido el senador del grupo mixto Joan Bargué Roura asegura que el corredor crearía el 80% del movimiento de los contenedores, crea el 63% del tráfico de mercancías portuarias y tiene el 96% del comercio de España con países extracomunitarios.