Gijón acapara la mitad de los ciberdelitos

Los ciberdelincuentes dañan más de 1.500 activos informáticos al día en Asturias. Gijón acapara el 45% de las incidencias registradas y los ataques más frecuentes son los denominados zombies y bots.

Con los datos que el Instituto Nacional de Ciberseguridad INCIBE maneja entre enero y octubre de 2018, se han registrado una media diaria de 1.515. Pueden parecer muchos pero, en realidad estos activos informáticos comprometidos en el Principado apenas representan 2,26% del total nacional. En el ránking de comunidades, Asturias ocupa el puesto número 12 de los «recursos comprometidos se detectan de forma diaria»; muy lejos de Madrid, Cataluña o Andalucía, territorios que rozan el 20% de estas incidencias; aunque Asturias registra más que Baleares, Extremadura, Cantabria, Navarra o La Rioja.

En cuanto a los activos informáticos que se ven afectados por municipios, el caso donde más se registran es Gijón, con el 45,4% de los recursos comprometidos detectados de media, 605 al día en los diez primeros meses del año. Le siguen Oviedo, Avilés, Mieres, Langreo, y las localidades de Piedras Blancas, Pola de Laviana, Pola de Siero, Villayón y Lugones.

En términos generales, ciudadanos y pymes reciben tres tipos de ataques más frecuentes: el malware (un programa malicioso que puede ser dañino para los equipos, aunque en ocasiones sólo sea molesto), el ramsonware (más peligroso ya que se trata de programas que restringen el acceso a determinadas partes o archivos del sistema infectado, y piden un rescate a cambio de quitar esta restricción) y el phishing (toda una suplantación de indentidad que trata de obtener información confidencial de forma fraudulenta, desde una contraseña a información detallada sobre tarjetas de crédito o algún tipo de información bancaria).

¿Cuáles son los que el INCIBE detecta de forma más frecuente en Asturias? «Se tratan mayoritariamente de zombies o bots que pertenecen a botnets controladas por ciberdelincuentes», según explicó el Instituto que ha registrado que a lo largo del año los nombres más habituales de la lista corresponden al Conficker (un gusano informático nacido ya 2008 y que se aprovecha de vulnerabilidades de distintas versiones de Windows para recopilar información personal y propagarse); Andromeda (que establecía un red de bots para distribuir luego ataques masivos); y Elex (que dispara anuncios de publicidad en ventanas emergentes).