El tamaño de las empresas ¿un obstáculo para la internacionalización?

En contraste con las economías más avanzadas, casi uno de cada dos trabajadores españoles está empleado en una microempresa de menos de diez personas. En Alemania, por ejemplo, esta proporción se reduce a uno de cada cinco trabajadores.

Es indudable que este predominio de la microempresa en España es un obstáculo para la productividad y la internacionalización de las sociedades españolas: invertir en comercio internacional o en automatización es más difícil para una firma de reducido tamaño, según un estudio publicado recientemente por la London School of Economics.

¿Por qué predomina tanto la microempresa en nuestro país? Una de las principales hipótesis es que las regulaciones que tratan de favorecer a la pequeña empresa suponen, a la vez, un obstáculo para dejar de serlo. Cuando una compañía crece por encima de 50 empleados, obligaciones como tener un comité de empresa, emplear un auditor de cuentas (si cumple un criterio de ingresos), desembolsar mensualmente el IVA y aumentar el pago fraccionado en sociedades.

Otras reglas afectan a las sociedades de forma similar cuando pasan otros umbrales, como los seis millones de euros o los 10 empleados. El riesgo que significan tales regulaciones es que si crecer supone que la empresa se enfrente a unos costes regulatorios más elevados, el empresario prefiera quedarse por debajo del umbral en el que estas le afectan, sea este de 10 o de 50 empleados.

Este tipo de restricciones podrían contribuir a explicar el enorme predominio de la microempresa en España y así contribuir a explicar la baja productividad y la baja internacionalización de nuestra economía.

En Francia, según el citado estudio, las empresas se enfrentan a un verdadero conglomerado de normas cuando alcanzan el umbral de los 50 empleados. Por encima de este límite, pero no por debajo, las empresas deben formar un comité de empresa, ofrecer representación sindical, tener un esquema de participación en los beneficios, pagar más en un presupuesto de formación y negociar con el Ministerio de Trabajo si desean reducir su tamaño. Existen otros umbrales de tamaño, pero 50 trabajadores es, de lejos, el más importante en Francia.

Desde TACTIO se organizan actividades, en colaboración con otras compañías, para dar a conocer aspectos cruciales como la internacionalización de las empresas. Al mismo tiempo, también se han propiciado uniones entre pymes, con total confidencialidad y discreción, para aprovechar lo mejor de cada una de ellas y crear grandes sinergias.