El difícil camino de las pymes de Bizkaia en la industria 4.0

Un estudio del Instituto de Economía Digital de la escuela de negocios Esic (ICEMD), muestra los problemas para avanzar en la transformación digital. Los empresarios señalan, según el informe, que el presupuesto, la indefinición de roles y la cultura tradicional de la organización que no es fácil de modificar, retrasan el cambio. Las pymes tienen más dificultad que las grandes empresas, hasta el punto que la propia consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, ha afirmado estos días que “no podemos permitir una industria de dos velocidades en Euskadi”.

 La Industria 4.0 está marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el internet de las cosas (IoT, en sus siglas en inglés).  Si las empresas no comprenden los cambios y oportunidades que trae consigo la Industria 4.0, corren el riesgo de perder cuota de mercado.

Las empresas, en especial las industriales, tienen que dar entrada en su seno a colaboradores del sector de las TICS y esta convivencia, de salida, no es fácil. “La industria tradicional tiene miedo a las tecnologías que no controlan”, señalan desde el sector informático vasco. En concreto, “valoran mucho la seguridad y la disponibilidad y no quieren correr más riesgos de los necesarios”, destaca Iker Sagasti, de Irontec.

El sector de las empresas de software “está preparado” para ayudar a la transformación de la industria y “en cambio el sector industrial todavía no está para entender todas las posibilidades que se le abren”, indica David Olmos, de Zykl.