¿Cumplen nuestras empresas con la legislación en materia de igualdad?

En Islandia, uno de los países del mundo más avanzados en esta materia, las empresas están obligadas por ley a demostrar que pagan igual a hombres y mujeres. En España la ley de igualdad entre mujeres y hombres aprobada en las Cortes Generales en 2007, instaura la obligación de aplicar planes de igualdad en las empresas españolas, ante la realidad irrefutable de que la mayor parte de los puestos de responsabilidad son ocupados por hombres.

Precisamente, Óscar Rodriguez Vaz, Dircom y Delegado de TACTIO, reflexiona respecto en un artículo publicado en EL CORREO, defendiendo la necesidad de aprovechar todo nuestro capital humano. Después de la implementación de la citada ley, “sólo el 20% de las personas que forman parte de los consejos de administración de las empresas del IBEX son mujeres. Y si ‘bajamos’ a las empresas de más 250 empleados, el porcentaje desciende hasta el 9%”, argumenta Rodríguez.

En el mismo sentido que la empresa, en la arena política sucede algo muy parecido al terreno empresarial. Aunque, en el caso del Parlamento Vasco, la situación se ha revertido en los últimos años y Rodríguez se cuestiona: “¿Habría sido esto posible sin la aprobación en Euskadi en 2005 de ley de igualdad que obligase a los partidos políticos a establecer cuotas “cremallera” entre mujeres y hombres?

En definitiva, la tesis del artículo se centra en dar un paso más allá de la merarecomendación y plantear abiertamente la pregunta: “¿debería la ley obligar a las empresas a diseñar y aplicar políticas de igualdad?”.