¿Cómo afectará el nuevo Impuesto de Sucesiones a la pyme de Andalucía?

El pacto suscrito entre PSOE y Ciudadanos para la reforma y bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía introduce novedades para herencias de parientes directos, donaciones y discapacitados. Este acuerdo supondrá que el 95% de los andaluces no tenga que pagar este impuesto y Andalucía se convierte así en la tercera Comunidad Autónoma con el impuesto de sucesiones más bajo. Pero, ¿cómo afecta el impuesto a las empresas de Andalucía?

A partir del 1 de enero próximo, en Andalucía dejarán de tributar los herederos que reciban bienes de un familiar directo fallecido cuando la suma de los bienes no supere el millón de euros. Para beneficiarse de la exención también es necesario que el herederos no tengan un patrimonio previo, en el momento de recibir los bienes, superior al millón de euros.

La bonificación máxima del tributo deja fuera a los grupos III y IV. Es decir, tanto los hermanos como los sobrinos, tíos y primos seguirán pagando lo mismo.

¿Cómo afectará a las donaciones? El acuerdo de Ciudadanos y PSOE introduce un cambio cuando el destino de la donación es crear una empresa o ampliarla. De nuevo se establece la barrera del millón de euros. Las donaciones entre parientes directos (padres e hijos) hasta esta cuantía no tributan siempre que el importe íntegro de las mismas se destinen a la constitución o ampliación de una empresa individual o negocio familiar.

La letra pequeña encierra, eso sí, multitud de condiciones: la donación debe formalizarse en una escritura y mantenerse la empresa durante los cinco años siguientes. El nuevo acuerdo no tiene carácter retroactivo ni afecta a las liquidaciones que ya se están tramitando y que se presenten con anterioridad al 1 de enero.